Alarmas y realidades: ¿Qué nos revela la reciente Gran Encuesta del Caribe sobre la gestión en Riohacha?

Por Juana Cordero – tomado de OjoPelaoMagazine.co
23 de febrero de 2024

Compartir publicación

Juana Cordero Riohacha planeacion

Mis queridos lectores, como ciudadana comprometida con el futuro de nuestra amada Riohacha, no puedo hacer oídos sordos a los resultados contundentes de la más reciente encuesta sobre la imagen y desempeño del Alcalde Genaro David Redondo Choles y sus primeros 30 días como Alcalde. Al reflexionar sobre estos datos, no puedo evitar recordar a mi abuela materna, Juana Peñaranda, también conocida como Juana Aragón, una mujer adelantada a su tiempo, comerciante, visionaria, empoderada y sabia. Entre las muchas enseñanzas que nos dejó, una frase resuena con especial relevancia en este momento: “Así como es el desayuno, sabremos cómo será el almuerzo y la cena”.

 

En estos tiempos inciertos, donde cada decisión y acción de nuestros líderes configura el destino de nuestra ciudad, esta antigua sabiduría sigue siendo tan válida como siempre. Es vital que analicemos críticamente el panorama actual y tracemos un camino hacia un mañana más próspero y justo para todos los habitantes de Riohacha.

 

Es innegable que la popularidad del alcalde ha sido impulsada por acciones mediáticas como sus incursiones como “alcalde taxista” y otras estrategias diseñadas para cosechar likes y simpatías muy apropiada para una campaña de elección popular. Sin embargo, debemos recordar que la verdadera medida de un líder no radica en su habilidad para ganar popularidad en redes sociales, sino en su capacidad para abordar los problemas reales que enfrenta nuestra comunidad.

 

Los resultados mixtos de la encuesta reflejan una ciudadanía dividida, donde una parte de la población expresa una percepción positiva del alcalde, mientras que otro sector lo ve con escepticismo o desaprobación. Esta división no debe ser ignorada por la administración municipal; al contrario, debe ser vista como una llamada de atención y una oportunidad para iniciar un diálogo abierto y constructivo sobre el futuro de nuestra ciudad. Este diálogo debe ser llevado a cabo de manera seria y rigurosa, alejado de improvisaciones y cumplimientos de requisitos superficiales. Es crucial que se aborde con la seriedad que merece, considerando las preocupaciones y expectativas de todos los ciudadanos de manera equitativa y transparente.

 

La calificación de los primeros 30 días de mandato del alcalde como “regular” o “mal” por una parte significativa de los encuestados es un recordatorio contundente de que hay mucho trabajo por hacer. Sin embargo, lo que más afecta a nuestra gente es la inseguridad que impera en la ciudad y parece no dar tregua alguna.

 

Las cifras hablan por sí solas: con 23 homicidios por cada 100,000 habitantes en el año 2022, Riohacha ya presenta 15 homicidios en lo que va corrido del 2024, superando significativamente la media nacional y situándose en una posición alarmante en comparación con ciudades como Bogotá y Medellín. Además, otros indicadores como las lesiones personales, el hurto a comercios y personas siguen en aumento, con una tasa que va de 380 a 400 casos por cada 100,000 habitantes en lo que va del año. La violencia intrafamiliar refleja una situación preocupante que demanda una acción inmediata y coordinada por parte de las autoridades y la comunidad en general.

 

La percepción de inseguridad entre los empresarios de Riohacha ha mostrado un aumento constante en los últimos años, manteniéndose en un nivel alto en un rango cercano al 74%. Pero más allá de la percepción, el reciente testimonio que recibí de Yenis Pinto sobre el vandalismo y los hurtos en su establecimiento refleja la cruda realidad que enfrentamos. Varios sujetos ingresaron por el techo de su local, causando estragos y pérdidas valuadas en cerca de 15 millones de pesos.

 

Este no es un incidente aislado, sino parte de una tendencia preocupante que está afectando la seguridad y la convivencia ciudadana en nuestra zona céntrica.

 

Los comerciantes de la zona piden a la Administración Distrital que tome medidas concretas para abordar esta situación. Aunque la propuesta de militarizar la zona pueda ser controversial, es evidente que se necesita una presencia policial más efectiva para disuadir la delincuencia y proteger a los comerciantes y residentes de la zona, como lo subrayó Yenis en su testimonio.

 

Es hora de que la administración municipal se comprometa verdaderamente a abordar las preocupaciones y expectativas de todos los ciudadanos, no solo de aquellos que lo apoyan incondicionalmente.

 

La transparencia, la rendición de cuentas y el diálogo abierto con la comunidad son los pilares sobre los cuales debe construirse una gestión sólida y confiable. Es hora de dejar de lado las estrategias de relaciones públicas y concentrarse en acciones tangibles que mejoren la calidad de vida de todos los habitantes de Riohacha.

 

Como ciudadanos, debemos asumir un papel activo en el proceso democrático, vigilando de cerca las acciones de nuestros líderes y exigiendo responsabilidad y compromiso. Solo juntos podemos forjar un futuro próspero para nuestra amada Riohacha.

 

El éxito de nuestra ciudad depende del compromiso y la colaboración de todos nosotros. Es hora de dejar de lado las diferencias y trabajar unidos hacia una Riohacha más inclusiva, próspera y justa para todos sus habitantes. Para lograrlo, es crucial que las autoridades municipales tomen medidas concretas para abordar la creciente inseguridad y proteger a nuestra comunidad.

 

Desde promover una mayor presencia policial en áreas vulnerables hasta implementar programas de prevención del delito y rehabilitación para aquellos que se encuentran en situación de riesgo, hay una variedad de acciones que pueden tomarse. Además, como ciudadanos, debemos estar atentos y participar activamente en la construcción de un entorno más seguro y próspero. Esto incluye denunciar actividades sospechosas, apoyar iniciativas comunitarias y trabajar en conjunto con las autoridades locales para promover un cambio positivo. Con determinación y colaboración, podemos enfrentar los desafíos que enfrenta nuestra ciudad y construir un futuro mejor para todos.

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...